Propuestas

Video
Castillo de Loarre
Catedral de Huesca
Detalle capitel San Pedro el Viejo
Fachada del ayuntamiento de Huesca.
Retablo Mayor Catedral de Huesca
Retablo Mayor Colegiata de Bolea
San Miguel de Foces
Santiago de Agüero
Virgen de la Peña. Aniés
Patrimonio cultural
Algunas pinceladas de historia, arte y etnografía.

La situación de la Hoya de Huesca como punto de encuentro de las estribaciones pirenaicas con la llanura que se extiende hacia el valle del Ebro ha impreso a esta comarca un carácter de tierra de fusión de culturas y modos de vida a lo largo de su historia. Con la reconquista en el siglo XI, la anterior división de culturas dio paso a una larga convivencia, pero conservando los matices culturales que marca el entorno natural y geográfico de los pueblos.


Época Medieval

Las sierras del norte fueron aprovechadas para la construcción de castillos defensivos y atalayas de vigilancia desde el entorno de Jaca y San Juan de la Peña hacia el sur y el este, proliferando elementos patrimoniales de esta época. Destacan los siguientes:

Del Románico de tipo militar:

  • los castillos de Marcuello, Loarre, Ordás, Montearagón, Almudévar, Novales y Argavieso;

  • la torre vigía de Santa Eulalia la Mayor;

  • y la muralla de Antillón.

Del Románico de Tipo Religioso destacan:

  • el Castillo-abadía de Montearagón, que tras su papel militar para reconquitar Huesca a los musulmanes albergó una comunidad de monjes, durante un largo periodo que superó la Edad Media.

  • La Iglesia de Santiago, en Agüero, inconcluso proyecto de lo que iba a ser una derivación del Monasterio de San Juan de la Peña.

  • La Iglesia de San Pedro el Viejo, en Huesca, que perteneció a un monasterio benedictino edificado sobre una anterior iglesia mozárabe. Su claustro alberga uno de los panteones reales de Aragón.

Del Románico de Tipo Civil, destacan las dependencias del Palacio de los Reyes de Aragón, que actualmente forman parte del conjunto del Museo de Huesca; a su vez mantienen la lúgubre Sala de la Campana, escenario de la sangrienta leyenda medieval.


Testimonios de la dominación Árabe:

  • Muralla de la capital, datada en el siglo IX

  • Ruinas de fortalezas: restos del castillo de Los Muros, en Ayerbe, el de Tan Wa Man, en el Salto de Roldán.

  • El castillo árabe de Piracés (Piedra del Mediodía) es el mejor exponente de este tipo de fortalezas que aprovechaban roquedales en sitios estratégicos para la edificación con ahorro de recursos.


El Gótico en la Hoya de Huesca: el mayor exponente arquitectónico es la Catedral de Huesca, en cuyo interior destaca el Retablo Mayor, obra maestra de la escultura renacentista por Damián Forment realizada en alabastro. Anexo a la Catedral se encuentra el Museo Diocesano, con una amplia representación de pintura de esta época.

Por su parte, destaca en la Hoya la pintura in situ, pues cuenta con uno de los conjuntos más destacados de la primera pintura gótica a nivel nacional. La denominada “Ruta del Gótico Lineal”, de pintura mural al fresco o al temple de los siglos XIII al XIV, en la Iglesia de San Miguel de Foces (Ibieca), en las ermitas de Santa María del Monte (Liesa) y San Miguel (Barluenga), así como en la parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles (Arbaniés). 


Tiempos Modernos

Renacimiento:

  • De esta época, la Colegiata de Bolea, del siglo XVI, es el monumento más emblemático. Su interior sorprende por sus ricas bóvedas y por su Retablo Mayor, obra maestra de la pintura del Renacimiento.

  • La construcciones civiles renacentistas abundan: el Ayuntamiento de Huesca, el antiguo Ayuntamiento de Loarre, el Palacio de los Urriés en Ayerbe, el Palacio Villahermosa, la Casa Oña y la Casa Claver, en Huesca.

  • También son típicas de esta época las torres alzadas exentas o sobre las iglesias, cabe destacar:las de Aguas, Loporzano, Angüés y Pertusa, ésta última de estilo herreriano y cuyo interior alberga una cripta románica. Algunas de estas torres fueron construidas bajo estética Mudéjar, como las de Alcalá de Gurrea, Montmesa y Nueno, que representa el ejemplar de este estilo artístico más septentrional.

Barroco: de esta época sobresalen, en Huesca ciudad, la Basílica de San Lorenzo, la Iglesia de Santo Domingo y San Martín y el Edificio del Museo Provincial.


Siglos XIX y XX

En estos siglos se desarrollan varios estilos arquitectónicos:

  • La arquitectura historicista, de imitación de estilos anteriores, destacando en Huesca en: el Colegio de Santa Ana, la Delegación de Hacienda, el edificio de Correos y el Teatro Olimpia.

  • El Modernismo, que tiene su mejor exponente en el Casino de Huesca (1901)

  • Finalmente, la escultura contemporánea desarrollada dentro del programa “Arte y Naturaleza”, de fusión del arte de vanguardia en el medio natural. En la Hoya de Huesca hay dos manifestaciones: en el Cerro de Piracés, “Árboles como arqueología” y en la chopera de Belsué, “Los árboles florecen en Huesca”.



EL CAMINO DE SANTIAGO

Atraviesa la Hoya de sureste a noroeste, en la denominada Ruta Catalana, que une las localidades de Pertusa, Antillón, Fañanás, Ola, Tierz, Huesca, Chimillas, Bolea, Aniés, Loarre, Sarsamarcuello, La Peña, Triste y Ena.

Las localidades de Pertusa, Pueyo de Fañanás, Bolea, Sarsamarcuello y Ena poseen Albergues. Además Huesca tiene un Hospital de Peregrinos.

www.huescasantiago.com


CULTURA POPULAR.

En la Hoya de Huesca abundan las manifestaciones de patrimonio etnológico y simbólico directamente vinculado al medio natural:

Pozos para almacenar el hielo y la nieve, destacando los de Vicién, Almudévar, Salillas, Casbas de Huesca y Nueno,

Pozos-fuente (la búsqueda del agua subterránea en la vida rural de antaño) en: Albero Alto, Piracés, Antillón, Blecua, Ola, Velillas y Angüés.

Bodegas subterráneas en Almudévar, Alcalá de Gurrea, Puibolea, Bespén, Blecua o Antillón.

A medio camino entre cultura, etnología y simbolismo se encuentra la Ruta de las Piedras Fecundantes, vinculadas a ritos de fecundidad de origen remoto: Piracés, Ayera, Fañanás, Ibieca, Sesa, Tramaced y Velillas.

Ermitas Rupestres de la época medieval aprovechando oquedades o resaltes de la orografía, constituyen nuestra Ruta del Silencio en La Hoya, compuesta por una serie de ermitas y santuarios donde religiosidad, etnografía y paisaje se estrechan la mano. 




Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Propuestas

ver más