Propuestas

Pulsar sobre la imagen para ampliar
Caldereta popular, en fiestas
Castañas de mazapán
Feria micológica de Ayerbe
Las almendras están presentes en platos y repostería
Las cerezas de Bolea, bien dulces
Las setas, abundantes en estos lares
Repostería típica
Sabores de la Hoya
Ricos manjares

Es una comarca tan rica como sus paisajes, tan diversa como sus contrastes y tan abierta como sus gentes

 La gastronomía es uno de los principales valores de la Hoya de Huesca por ser seña indiscutible de identidad y parte de su patrimonio cultural. Dentro de una tierra de contrastes como ésta, dónde los paisajes se mudan con facilidad de la sierra al llano, los recursos tienen también la habilidad de adaptarse a este vaivén de contrastes: el medio dicta sus normas.

La Hoya de Huesca sabe a llanos cerealistas, fértiles y coloridas huertas, a escuadrones de  frutales aliados con estoicos viñedos y a campos de leguminosas; todo ello con el agua muy de cerca.

 Pero además de agrícola, también es  ganadera, por eso sobrevienen un gusto a corderos, provechosos cerdos, a aves de corral y a piezas de caza menor. Un recetario básico incluye sin duda el cordero con arroz y patatas, estofado de Huesca, gallina asada de Casbas, lengua de ternera a la oscense, cabrito guisado con alcachofas a la antigua, conejo con caracoles, caldereta de Ayerbe –donde no falta la carne de cordero.-

 Dentro del mercado de abastos de la Hoya aparece el aceite de oliva, quesos con nombre propio, garbanzos, arroz, miel y setas.

Sobresale en la gastronomía de esta zona el apartado de los postres, probablemente el apéndice más legítimo del sabor de la Hoya de Huesca; tortas de Ayerbe, Trenza de Almudévar, castañas de mazapán, colinetas de Huesca, empanadicos de Loarre…

 La gastronomía de este rincón de la geografía oscense no es un elemento secundario, es un pretexto para emprender un viaje que suena bien y sabe mejor.

 Señalados:

 Bolea y su Feria de  la Cereza: Bolea y su entorno cultivado crea – entre los últimos días de mayo y los primeros de junio- uno  de los espectáculos efímeros más deslumbrantes de la primavera en la Hoya de Huesca. Sus responsables son los cerezos, cuyas flores tiñen de blanco una extensión de más de 60 hectáreas. Se recogen unos 400.000 kilos de cerezas cada año y cuando la recolección está en pleno apogeo se celebra la Feria de la Cereza (el domingo  más próximo al 13 de junio).

 Ayerbe y las setas: la abundancia micológica en algunos de los rincones de esta Comarca hizo que en Ayerbe se crease ya en 1990 una prestigiosa feria dedicada a estas pequeñas joyas. La Feria Micológica se celebra el último fin de semana de octubre. Durante la feria se despliega un intenso programa de actividades, salidas guiadas al monte, charlas, ponencias, cursos de cocina, degustaciones…

 El vino… desde antaño: La producción de vino viene documentada en la Cortes de de Huesca de 1247 se estableció la prescripción “ a tres hojas” que daba derecho  a una tierra  a quien plantara viñas y las cultivase hasta que “tuviese tres hojas”; lo que sucede con el trabajo de tres años.  

 Actualmente existen ocho bodegas; seis de las cuales producen y comercializan vino de la Tierra Ribera del Gállego-Cinco Villas  y dos pertenecen a la D.O. Somontano. Las variedades utilizadas para la elaboración de vino son Macabeo y garnacha blanca en uvas blancas y moristel, tempranillo, mazuela y garnacha en uvas tintas. Se introdujeron otras como cabernet-sauvignon, merlot y syrah. 

 Las bodegas son:

  1. Bodegas y Viñedos Reino de los Mallos, en Murillo de Gállego.
  2. Edra Bodegas y Viñedos, en Ayerbe.
  3. Bodega Pegalaz, en Santa Eulalia de Gállego.
  4. Bodega Lasierra, en Bespén.
  5. Bodega Bespén Vinos, en Bespén.
  6. Bodegas Valdovinos, en Antillón.
  7. Bodega Aixena, en Almudévar.
  8. Bodegas Roico, en Lupiñén.

      



Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Propuestas

ver más